viernes, septiembre 30, 2005

Dave Eggers, el escritor generoso

La editorial Mondadori acaba de publicar en España Guardianes de la intimidad, el nuevo libro de cuentos de Dave Eggers, y Lo mejor de McSweeney's, una antología en dos volúmenes de los relatos aparecidos en la revista del mismo nombre, seleccionados por el propio Eggers. Ambos títulos fueron presentados por el autor, en la sede de Random House Mondadori en Barcelona, a través de una videoconferencia desde San Francisco.

Dave Eggers es un hombre ocupado. Como los personajes de sus cuentos y novelas, no sabe estar quieto y su vida se rige por una actividad frenética. Además de ser uno de los autores más interesantes de la reciente literatura norteamericana, Eggers ha reactivado en pocos años la escena cultural de San Francisco, un auténtico movimiento, y lo ha hecho desde la independencia, rodeándose de voces críticas y con un sano sentido del humor. A los 35 años, es el fundador y editor de las revistas McSweeney's y The Believer, que en poco tiempo se han convertido en templos de culto literario, y ha lanzado su propio sello editorial. Asimismo, es el cofundador de 826 Valencia, un centro de voluntariado que ayuda a los niños y adolescentes con programas extraescolares y clases de escritura. Todo ello le ha llevado a ser escogido por la revista Time como una de las 100 personas más influyentes, por sus ideas, en EE UU.

No parece que Eggers dé mucha importancia a la elección de Time, pero viendo con qué pasión habla de su trabajo, uno comprende la trascendencia que podrían tener en los próximos años sus iniciativas literarias. La selección de relatos de McSweeney's publicada en español incluye a autores totalmente desconocidos junto a nombres de éxito, como Rick Moody, George Saunders, Zadie Smith, David Foster Wallace o Jonathan Lethem. Esta mezcla, cuenta Eggers, forma parte del ideario de la revista. McSweeney's empezó hace nueve años como una página de Internet (hoy en día sigue activa y cargada de humor). Su intención era publicar cuentos que habían sido rechazados repetidamente por otras revistas -"historias huérfanas", las llama él-. "Los últimos 10 años han sido terribles para la literatura experimental en Estados Unidos. El número de revistas que publicaban narraciones se ha reducido drásticamente. A lo sumo quedan unos centenares de revistas de ámbito universitario, sin muchas conexiones. Además, las grandes publicaciones, como The New Yorker, escogen obras de carácter más tradicional. Hay una tendencia a evitar todo lo que es formalmente más innovador". Como la fórmula de Internet funcionaba, decidieron darle una forma física. Así nació la publicación cuatrimestral del mismo nombre, que ya lleva 16 números, a cual más sorprendente, y se ha convertido en referente de culto.

Eggers no teme que el éxito les pueda afectar: "Seguimos siendo marginales. Vendemos 30.000 ejemplares en Estados Unidos, que es poco. Somos pequeños". El autor también destaca el compromiso político de McSweeney's: "La reelección de Bush nos ha llevado a tener un espíritu más activista. Ahora mismo, las librerías americanas reciben sobre todo libros de no-ficción que cuentan lo que ocurre en el mundo. Nosotros intentamos contar las cosas desde la ficción, quizá a través de la alegoría. George Saunders o Jim Shepard, por ejemplo, siguen la estela de autores como Vonnegut, Orwell o Heller en otro tiempo".

El complemento para tanta creatividad es la revista mensual The Believer, también fundada por Eggers y con sede en San Francisco. Creada en 2003, con un grafismo muy cuidado y un claro interés por el cómic, las páginas de The Believer contienen entrevistas, estudios críticos, reseñas, reportajes periodísticos y diversas colaboraciones mensuales. Nick Hornby hace un recuento cada mes de los libros que ha comprado y los que ha leído (pocas veces coinciden). Este año se ha añadido a la alineación el escritor español Javier Marías, quien mantiene una columna llamada La zona fantasma. Marías también es uno de los primeros autores de la revista que va a aparecer en la nueva editorial de The Believer: en 2006 se publicará la traducción al inglés de Travesía del horizonte. "Marías es ahora mismo el escritor español más conocido en Estados Unidos", afirma Eggers. "Estados Unidos es poco abierto respecto a los autores europeos, le basta con uno por país -Saramago de Portugal, Sebald de Alemania...- y a nosotros nos gustaría dar a conocer más autores".

Dave Eggers admite que todo este ajetreo le ocupa mucho tiempo -"llevo cinco semanas sin escribir"- y a menudo viaja a otras partes del mundo para poder centrarse en sus historias. Esta pulsión viajera se reconoce en las narraciones que integran Guardianes de la intimidad. Eggers reconoce un cierto parentesco con su anterior novela, Ahora sabréis lo que es correr (también en Mondadori), y cuenta que, a pesar de ser historias muy diferentes, las une el nexo común del movimiento. "Hablan de norteamericanos en otras partes del mundo, que se sienten solos y perdidos, y buscan algún tipo de salvación, respuestas, y lo único que encuentran son más preguntas".

Eggers recuerda que empezó a viajar tarde, cuando tenía unos treinta años, pero estos viajes a menudo aparecen en sus historias. "No estoy interesado en escribir sobre gente en casa, sentada en el sofá. Mi mayor preocupación es escribir sobre personas que se mueven y, de alguna forma, todavía estoy procesando el lugar que tienen los estadounidenses en el mundo. Además, no puedo escribir sobre un lugar sin haber estado allí".

JORDI PUNTÍ

El País, 29 de septiembre de 2005