martes, octubre 18, 2005

Marías reúne su visión del mundo y su amor al cine en dos libros

Javier Marías continúa trabajando en el tercero y esperado tomo de su novela Tu rostro mañana, pero hoy es noticia por publicar dos nuevos libros: el primero, con su visión del mundo, que deja cada semana impresa en un dominical, y el segundo, un resumen de su bien conocida afición al cine.

El oficio de oír llover, editado por Alfaguara, y Donde todo ha sucedido, que aparece en Galaxia Gutenberg-Círculo de Lectores, son los títulos de los dos libros de este autor al que dedicarse a la creación literaria no le impide ser testigo del día a día y recogerlo por escrito.

El primer volumen recoge los 99 artículos, sobre los temas más variados, publicados por Javier Marías entre febrero de 2003 y febrero de 2005, sin selecciones ni supresiones porque, explica él mismo, “me pareció más honrado dar la totalidad”.

El segundo “ha sido concebido por la editorial”, que ha elegido qué debía aparecer y qué no, de los escritos relacionados con el cine y publicados aquí y allá, dijo.

”Con las novelas no suelo tener presente al lector, pero en las colaboraciones fijas en diarios tiene uno que pensar qué puede interesar más. Al lector de periódicos le interesa que se le argumente sobre cosas que le pueden incumbir”, explicó Marías a los periodistas.

Por lo que respecta al cine, “aunque sólo sea por la frecuentación, algo entiendo, y le puede interesar al lector”, comentó el escritor, que considera el séptimo arte “muy cercano a la novela” y de una gran utilidad, pues “enseña a mirar la realidad”.

A su entender, sirve en especial para que aprendamos a manejarnos “con el presente, que es algo que nos obnubila y nos impide ver con claridad”, para que apliquemos “a las caras, a la realidad” toda su enseñanza y seamos así capaces de defendernos de los engaños, por ejemplo, de los políticos, que “siempre están interpretando, siempre fingiendo en público”.

”Hoy en día, en una foto de Hitler, somos capaces de ver al fantoche y al fanático grotesco, nos salta a la vista, pero en su época eso les saltaba a los menos”, dice el escritor, que reivindica el poder de este arte, su ficción y su distancia, para abrir el entendimiento.

”No entiendo cómo la educación cinematográfica no ha surtido más efecto para manejarse en la vida real”, dice Marías.

De la función de la crítica dice que “es muy importante, tanto la literaria como la cinematográfica, pero hace demasiado tiempo que la española es a menudo insincera”, y, a su juicio, “un crítico puede equivocarse, tener mal gusto o hasta ser muy limitado, pero no puede ser insincero”, porque, añade “la gente es muy crédula, pero no muy tonta”.

La crítica, cree el autor de Todas las almas, “no es muy determinante para el éxito” de tal o cual libro o de tal o cual autor, pero “para establecer unos ciertos cánones sí servía”. Estas dos eran cosas que antes no se confundían y en las que hoy “está empezando a haber mejunje”, señala Marías, que cita el Premio Planeta y lo ocurrido en la última edición.

Sobre su trabajo más directamente literario, cuenta que está aún “bastante al comienzo” del tercer volumen de su novela Tu rostro mañana y no ha superado la frontera, definitiva para él, de las primeras 50 páginas.

”Al principio voy muy lento. Podría estar para noviembre del año próximo, pero creo que va a ser algo más”, cuenta el escritor, que, en su editorial del Reino de Redonda espera sacar en noviembre un “delicioso libro de viajes” escrito en 1770 por un autor “italiano anglificado”, Giuseppe Varetti, nunca traducido al castellano.

”Es un negocio más bien deficitario, da más pérdidas que ganancias, pero no es muy grave, porque nunca hubo ánimo de lucro”, explica Javier Marías, que lleva publicados “once volúmenes cuidados, cada uno de ellos un poco deficitario pero bien apreciados por sus 2.000 o 2.500 lectores”.

Terra – EFE
, 18 de octubre de 2005