jueves, marzo 22, 2007

En la isla de los lúcidos

Así se titula la entrevista realizada [en mayo de 2005] por Lara Moreno a Javier Marías, que recoge la revista Zut en su número 5 (Invierno de 2007).

Además ofrece también los textos del “Cuaderno Moleskine”.


Dice Marías:

"Yo he tenido mala conciencia o ciertos reparos en algún libro que otro, me puedo equivocar porque nadie es buen juez de lo que escribe, pero a veces he tenido la sensación de que yo ponía sobre el papel ideas que son desde mi punto de vista muy desalentadoras o muy desoladoras, y me he parado a pensar, bueno, si a mí se me ocurre, y si yo tengo la capacidad de pensar o ver las cosas desde ese punto de vista, qué derecho tengo a meter eso en la cabeza del otro, que a lo mejor va a vivir mucho más tranquilo sin esta idea... A veces he tenido yo mismo esa sensación de responsabilidad, acaban estando ahí y ya está; a lo mejor me equivoco y no son tan horribles, otra mucha gente las ha pensado antes que yo, por su cuenta ... Hay por ejemplo una reflexión en Negra espalda del tiempo, que empieza recordando una cosa que las madres suelen decir a los niños cuando son pequeños, y que sin duda alguna a mí me dijeron en su día: cuando un niño se hace daño, llora y grita, y las madres dicen, ya pasó, ya no es, te sigue doliendo aún, pero ya ha pasado. Te has pillado el dedo pero ya no te lo estás pillando, todavía te duele pero ya pasó, ya no está, ya está, ese ya está se pone en entredicho con la reflexión que viene a continuación... Lo terrorífico para mí es que las cosas en realidad nunca pasan del todo, que siempre estén ahí y que eso traiga otras cosas a su vez, y que las cosas se encadenen, y que seamos reos del pasado. Reos de lo que ha ocurrido, a veces sin darnos mucha cuenta de ello. Me parece que hay una frase que dice 'todos nuestros ayeres alientan bajo la tierra', esa sensación de que las cosas laten, incluso cuando ya no son presente, y esa sensación en ese contexto, en Negra espalda del tiempo, me parece horrible, me parece angustiosa, qué derecho tengo yo a meterla en la cabeza de nadie, o hacerle consciente a alguien de que efectivamente nada pasa nunca del todo."

[…]

"Procuro que las digresiones no sean gratuitas, no sean meras pausas, que formen parte de la historia, o que uno descubra a posteriori que no eran pura anécdota. Que por otro lado también está bien, no pasa nada porque las haya, cosas no esenciales, anecdóticas, curiosas, tampoco yo creo que en una novela todo tenga que ser esencial... esa expresión que yo he criticado mucho de los críticos `elementos que no son pertinentes', cómo que no son pertinentes, todo puede ser pertinente."


Moleskine de Javier Marías




Moleskine Detour Exhibition