jueves, junio 19, 2008

Rendidos ante don Mario


Jugaba ayer España contra Grecia con los suplentes. Pero el partido que se vio en el Paraninfo de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo de Santander contaba con una delantera literaria titular, arbitrada por el periodista Juan Cruz. Mario Vargas Llosa, Arturo Pérez-Reverte y Javier Marías despedían el seminario Lecciones y Maestros que les había reunido tres días en Santillana del Mar. El campo santanderino estaba lleno, con gente fuera siguiéndolo por pantalla. Los tres escritores se pasaban la pelota con centros precisos. Marías confesó que empezó a escribir cuando terminó de leer los libros de Guillermo Brown: "Así que me puse a hacerlos yo para leerlos". Vargas Llosa rememoraba la violencia de la academia militar de Lima en la que se fraguó La ciudad y los perros: "Allí me hice escritor profesional. Redactaba cartas de amor e historias pornográficas que cambiaba por cigarrillos". Y Pérez-Reverte, caballero donde los haya, cerró con un homenaje: "Aquí lo que ha habido son muchas lecciones y un solo maestro. Mario Vargas Llosa". El autor de Alatriste recordó cómo le había impactado en su adolescencia Conversación en la catedral. Mientras que Marías aseguró que, entre las lecturas que al final le convirtieron en escritor, se encontraba La ciudad y los perros. Don Mario se sonrojó y achacó los halagos a la edad. Luego, el maestro les amenazó: "Como sigáis así me levanto y me voy".

JESÚS RUIZ MANTILLA

El País, 19 de junio de 2008