2004

El Presidente de la Junta de Castilla y León hace entrega del premio a Javier Marías.

El 4 de febrero de 2004, Javier Marías recogió en Valladolid el VIII Premio Nacional de periodismo Miguel Delibes, concedido por la Asociación de la Prensa de Valladolid para premiar al mejor artículo del año (con el patrocinio de Caja España, dotado con 6.000 euros y una escultura de Cristóbal Gabarron) por un artículo publicado en dos entregas en El País Semanal: "El oficio de oír llover" (28 de septiembre) y "Locuacidades ensimismadas" (5 de octubre), en el que denunciaba la trivialización del discurso político y el empobrecimiento del habla cotidiana.

El premio fue fallado el pasado 17 de diciembre del 2003 por un jurado compuesto por Almudena Marazuela Esteban, que actuó como presidenta en representación de la Comisión Gestora de la APV; Alicia Puleo García, directora de la Cátedra de Estudios de Género de la Universidad de Valladolid; Luis Carmelo Rincón Miranda, socio de la APV; Juan José Millas García, como premiado de la edición anterior, y Luis Miguel Torres Chico, de la Comisión Gestora de la APV, que actuó como secretario de actas.

"Es el primer premio que recibo por un artículo periodístico, porque como novelista he recibido muchos, pero éste es un honor, sobre todo porque lleva el nombre de Delibes (al que visitó en su casa antes de recoger el premio), a quien conocí gracias a mi padre cuando yo tenía siete u ocho años y para mí, que empecé a escribir novelas y cuentos de manera precoz, siempre ha sido un maestro" y, “por tratarse de la ciudad donde accidentalmente nació mi padre”. El galardonado elogió la tradición “de buenos periódicos” existente en Valladolid.
En un improvisado discurso, aprovechó para pedir a los políticos que en sus discursos "no solo digan cosas menos vacuas y un poco más verdaderas de las que a menudo se dicen, sino que intenten hablar un poquito mejor". Verdad, contenido y buen uso de la lengua son para el escritor galardonado "tres cosas nada desdeñables y que a menudo faltan en la política española"

"Incluso cuando se habla la misma lengua, muchas veces hay que estar traduciendo. El problema es cuando el lenguaje de los políticos, de muchos políticos, hay que estarlo traduciendo todo el rato, eso es muy grave".

La lectura de ambos escritos recomendó "a todos" el presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, quien acompañó al galardonado junto a Victorino González, presidente de Caja España.

2003
 

El 25 de febrero se le concede el II Premio Salambó al mejor libro de narrativa publicado en España en el 2002 por su novela Tu rostro mañana: I. Fiebre y lanza. El Premio Salambó tiene como objetivo reconocer al mejor libro de narrativa del año según el criterio de un jurado compuesto por 15 autores de reconocido prestigio y que pertenezcan a las diversas generaciones y tendencias del panorama literario de España e Hispanoamérica. Está convocado por el Café Salambó, de Barcelona, con el patrocinio de Clubcultura de la Fnac, y el apoyo del Ayuntamiento de Barcelona.

 


El 17 de diciembre es galardonado con el Premio Nacional de Periodismo Miguel Delibes por la publicación del artículo "El oficio de oír llover", publicado en EPS. El artículo que ha merecido esta mención, que en su octava edición convoca la Asociación de la Prensa de Valladolid, fue publicado en dos entregas -la segunda titulada "Locuacidades ensimismadas"- en el EPS, el suplemento dominical de EL PAÍS, los pasados 28 de septiembre y 5 de octubre. El jurado destacó que Marías haya mostrado a través de la palabra el "empobrecimiento del habla cotidiana, cuya variedad crece paradójicamente con el aumento de la tecnología de la comunicación". El galardón está dotado con 6.000 euros de premio y una escultura de Cristóbal Gabarrón.

2000

Ennio Flaiano

El 15 de julio recoge, en Pescara, el primero de los tres premios que recibirá a lo largo del año en Italia, el Premio Ennio Flaiano por El hombre sentimental publicada en ese país el año pasado. Este galardón literario recibe el nombre del escritor italiano Ennio Flaiano, natural de Pescara, autor de sátiras y de los guiones cinematográficos de las películas de Fellini La dolce vita e I vitelloni

En octubre le entregan en Turín el premio Grinzane Cavour al conjunto de su obra.

más información

En noviembre recibe en Roma el Premio Internacional Alberto Moravia de narrativa extranjera.

más información

Es caballero de la Orden de las artes y las letras de Francia.

1998
 

En el mes de julio se le concede el Premio Letterario Internazionale Mondello-Cittá di Palermo por Mañana en la batalla piensa en mí, que recoge personalmente el 24 de octubre en esta ciudad.

En diciembre se le concede el Premio Comunidad de Madrid a la creación artística.

1997

IMPAC 1997, Premio Internacional de Literatura, por Corazón tan blanco. Fallado por el Trinity College de Dublín. La selección fue llevada a cabo por las bibliotecas públicas de Dublín. Lo recoge el 14 de junio, fiesta del Bloomsday, en el Royal Hospital Kilmainham en Dublín, sede del Centro Nacional de las Artes de Irlanda.

noticia en El País, 14 de junio

 

La maestra de Manhattan y el sobrino de Joyce

JUAN CRUZ

El color de su vestido es malva, como su sombrero barroco, que parece un bidé de juguete, y su cara quiere ser como la que debió tener Molly Bloom el 16 de junio de 1904, la fecha en la que ocurre el Bloomsday, cuando sucede el Ulises de James Joyce. Ella es una maestra de escuela de Manhattan y se ha vestido así para honrar a su heroína literaria, por la que desayuna riñones y por la que viaja casi todos los años desde Nueva York a Dublín para asistir, durante toda una semana, a la reconstrucción, obsesiva y minuciosa, de aquella memorable jornada en la que el autor de Ulises marca una extraña odisea contemporánea que a pesar de la dificultad metafórica de su lenguaje sigue cautivando a todo el mundo desde su publicación en 1922. Gruesa y rotunda, pero también dulce e ingenua, esa maestra de Manhattan a la que no deja caminar su vestido descomunal es una de las 200 personas que cantan, bailan, comen, beben y escuchan ya en la casa de Joyce la noche del 13 de junio, en las vísperas Bloomsday y unas horas antes de que el español Javier Marías reciba en esta ciudad el Premio Impac.

Impac y Bloomsday van ahora juntos, para unir también a Joyce con los escritores modernos que en cierto modo han entrado en la historia por la puerta que abrió, rompiendo los moldes de la novela, como un Cervantes de este siglo, el autor del Retrato de un artista adolescente. De broma, a Marías le dicen que en la foto que le han hecho para el poster que conmemora el premio se parece precisamente a lo que alude ese título de Joyce, y unos y otros le buscan en esa fiesta joyciana en medio de disfraces de época que parecen llevarnos por el túnel literario del tiempo, a los personajes del Dublín de principios de siglo que luego retrataría para el cine, con humor y melancolía, el John Huston de Los muertos. El escritor español va vestido de esmoquin, y en medio de tanto disfraz parece el director del coro. El empresario español Adrián Piera, uno de los representantes venidos desde España, comentaba en el bar donde los joyceólogos de todo el mundo bebían (bastante) en memoria del creador de Ulises: "Sólo un tipo tan genial como Joyce es capaz de convertir la conmemoración de un libro en una juerga tan sonora".

El País, 14 de junio 1997

 

Javier Marías en Dublín. Un premio de los lectores

JUAN CRUZ

Lo dijo el presidente de IMPAC, la organización transnacional que convocó el premio que lleva ese nombre, IMPAC, y que galardonó el pasado 14 de junio la novela Corazón tan blanco, de Javier Marías: "Para escribir su Ulises, el dublinés James Joyce pasó penalidades; los lectores tenemos que ayudar a los autores a llenarnos de imaginación y de vida, y por eso este premio al español Javier Marías es un premio de los lectores". Lo concedieron bibliotecarios de todo el mundo, y un jurado internacional refrendó su criterio, seleccionando a Javier Marías como el primero entre ocho candidatos de gran fuste narrativo, como el italiano Antonio Tabucchi.

La ceremonia de entrega tuvo un aire solemne y festivo: un grupo teatral de gran raigambre callejera en Irlanda escenificó, con destreza y atrevimiento, una leyenda actual de su país: cuando los curas perseguían a los lectores de libros prohibidos.

En la recepción del premio, la presidenta de Irlanda, la señora Richardson, le dedicó a Marías un homenaje espléndido: habló de la cercanía de su metáfora, y Javier Marías respondió con elegancia y buen humor a todos aquellos elogios que había recibido; pero, sobre todo, destacó la amplitud de su gratitud, pues en efecto abarcaba a los grandes divulgadores de los libros, aquellos que los guardan y los leen y los hacen leer en sus bibliotecas; además, dijo el autor de Mañana en la batalla piensa en mí, competía con algunos compañeros que, cualquiera de ellos, podía haber ganado igual que él.

Para los que le acompañaron desde España -que fueron pocos, creo que para desgracia de nuestra acción literaria o cultural exterior- representó un legítimo orgullo ver allí a un joven creador de nuestra lengua recibiendo un reconocimiento recubierto de solemnidad y admiración en una tierra signada por la lujuria literaria, precisamente en las vísperas apasionantes del Bloomsday con el que Dublín festeja la memoria de James Joyce y de su novela inmortal. En ese sentido, el recuerdo del presidente de Impac tuvo el doble efecto de honrar el recuerdo de tan extraordinario novelista y de subrayar la felicidad que para los lectores supone tener herederos tan estimulantes de la narrativa del siglo como Javier Marías.

El Semanal, 6 de junio 1997

 

 

Premio Nelly Sachs de literatura alemana, por el conjunto de su obra y que reconoce una labor a favor de la tolerancia y reconciliación de los pueblos, otorgado por la ciudad de Dortmund, se le entrega el 7 de diciembre, Javier Marías pronuncia el discurso Pobre cerilla. Este premio lleva el nombre de la poetisa judía alemana fugitiva del nazismo que ganó el Nobel en 1966.
1996
  Mañana en la batalla piensa en mí  obtiene los siguientes premios: el Premio Femina en Francia a la mejor novela extranjera y el Premio Arzobispo Juan de San Clemente de novela española que dan los estudiantes de COU de los institutos gallegos.
1995
 

Mañana en la batalla piensa en mí, Premio Fastenrath de la Real Academia Española de la Lengua.

Mañana en la batalla piensa en mí, Premio Rómulo Gallegos del bienio 1994-1995.
Es el primer español que gana este galardón concedido por un jurado latinoamericano.

 

Discurso leído en Caracas, con motivo de la concesión del Premio Internacional Rómulo Gallegos

1993
  Corazón tan blanco, Premio de la Crítica y el Prix L’Oeil et la Lettre.Todas las almas, Premio Ciudad de Barcelona.
1989
  Todas las almas, Premio Ciudad de Barcelona.
1986
  El hombre sentimental   gana el Premio Herralde de Novela, publicada en diciembre en la editorial Anagrama de Barcelona.
(Tras la ruptura con esta editorial, devolvió la estatuilla del premio y renunció al mismo.)
1979
  Premio Nacional de Traducción por Tristram Shandy.